Skip to content

Medicina para la Madre Tierra (Medicine for the Earth - Spanish)

Medicina para la Madre Tierra

Los ríos siempre me han recordado la magia de la vida. Mi amor por los ríos me llevó a preguntarme, si era posible revertir o no la contaminación del agua en los ríos, lo que a su vez me llevó a despertar un interés muy amplio, para saber restablecer toda la contaminación.

En 1978, me gradué con una licenciatura en biología especializada en Biología Marina de la Universidad Estatal de San Francisco. Mi curiosidad por la inversión de la contaminación de los ríos me llevó a cursar la Maestría en Biología. Mis hipótesis se refería a la reversibilidad (inversión) de la contaminación del agua en los ríos. La escuela en la que me matriculé también estaba entusiasmada con mi exposición de investigación y, parecía como si me estuviera preparando para tomar el camino científico y así explorar esta cuestión.

En ese momento tuve una vision; no quería seguir en el campo de la ciencia. Terminé en el Instituto de Estudios Asiáticos de California (ahora llamado Instituto de Estudios Integrales de California), donde comencé a estudiar mi maestría en Psicología Consultora.

Durante este tiempo asistí a un curso de Viaje Chamánico. El chamanismo es la primera práctica espiritual de la humanidad, y se remonta a por lo menos 40.000 años atrás. Algunos antropólogos estiman 100.000 años. El corazón de los métodos del chamanismo es el llamado “viaje chamánico”. El viaje chamánico es una manera de obtener información espiritual, viajando a la realidad no cotidiana y encontrándose con espíritus de ayuda, espíritus compasivos para la revelación directa de respuestas a preguntas, y para recibir ayuda curativa.

Así que empecé a practicar el chamanismo en 1980 y, mi propia práctica me llevó a seguir, apoyada por los espíritus, las cuestiones relativas a la inversión de la contaminación. Uno de los mensajes más importantes que recibí en mis viajes a lo largo de veinte años fue: “Quiénes seremos, no lo que hacemos, cambia el mundo y nuestro medio ambiente. La armonía interior crea armonía exterior”. Por lo tanto, el verdadero trabajo es aprender cómo cambiamos nuestros pensamientos, actitudes y sistemas de creencias. Así que realmente debemos trabajar con la “alquimia del alma”, para ser capaces de cambiar nuestro entorno interior, porque nuestro estado interior del SER se refleja de vuelta a nosotros/as en el mundo exterior.

La definición literal de alquimia es “el trabajo dentro y a través de la densa oscuridad interior”. Este es un gran trabajo que incluye el compromiso con la práctica espiritual todos los días y a lo largo del día.

Las historias en la Biblia, en la Cábala, en varias tradiciones taoístas, hindúes o de yoga, así como en la alquimia, en el trabajo egipcio y también en el chamánico muestran que los milagros solían ocurrir a diario.

Exploré diferentes tradiciones espirituales, para encontrar las claves de cómo ocurrieron los milagros en diferentes culturas antiguas, entre místicos y santos. Y mientras leía sobre los milagros, una fórmula de elementos, que son parte de un milagro, parecía formarse. La fórmula que se me ocurrió, es un holograma. Los elementos no pueden ser tomados individualmente, pero cuando se combinan, pueden crear transmutación. La definición de transmutación que uso, es la capacidad de cambiar la naturaleza de una sustancia. Causar un cambio ambiental significa convertir las sustancias tóxicas en sustancias neutras.

La fórmula a la que finalmente llegué es: intención + unidad + amor + enfoque + concentración + armonía + imaginación = transmutación.

Todos los milagros que suceden requieren una fuerte intención de lo que queremos que suceda. La intención crea acción. Esto requiere concentración. Sabemos que la clave para el éxito de una práctica espiritual, es la habilidad de concentrarse. También debemos ser capaces de mantener un enfoque a corto y largo plazo.

Todos los milagros incluyen la unidad con lo divino. En la Biblia, Jesús hablaba de sanidad en su nombre, pero la traducción literal aramea de esto significa: “conocer a Dios y sanar como Dios lo hace”. Esto quiere decir que, estar en unidad con la fuerza creativa de la vida es esencial para que la curación tenga lugar.

Sai Baba, un gurú de la India es conocido por sus acciones milagrosas y sus habilidades curativas. Él dice: “La única diferencia entre tú y yo es que yo sé quién soy y tú no”. (Se refiere a su conocimiento de su naturaleza divina.) He aquí algunos ejemplos de lo que los místicos dicen sobre la unidad:

El amor es un componente esencial de todos los milagros, porque sólo el amor sana. Las técnicas no sanan. Dónde hay un corazón abierto, está la energía que trae milagros, energía mágica. El amor es un gran transformador.

La armonía que ya he mencionado en la alquimia, se sabe que la armonía interior crea armonía en el exterior. La falta de armonía produce enfermedades; la armonía produce belleza y salud.

La imaginación es otra de las claves de los milagros de la transformación; a través de ella somos capaces de soñar un entorno que es puro y claro y que sustenta toda la vida. Con nuestra imaginación tenemos la capacidad de dar forma a nuestro mundo.

Para añadir más a la fórmula, debemos recordar aún más principios: si cambiamos nuestra percepción, cambiamos nuestra realidad. Para cambiar la percepción a fin de crear la realidad de un ambiente limpio, debemos ser capaces de reconocer la belleza en todas las cosas. Para reconocer la belleza en todo, debemos vivir en un estado de aprecio y gratitud.

Hay dos fases de este trabajo: una fase es darse cuenta de que somos más que nuestro cuerpo, nuestros pensamientos y nuestras experiencias pasadas. Somos luz espiritual y somos divinos en todo momento.

No estamos separados el uno del otro (la una de la otra), sino que estamos conectados/as a una fuente y a la red de la vida. Imagínese una mano de la que cae un dedo al suelo y piensa que podría tener una vida independiente del cuerpo. Eso es lo que está pasando hoy en día. La humanidad actúa como dedos cortados que han olvidado la conexión con la fuente original de la vida.

En nuestro estado egocéntrico nos percibimos a nosotros/as mismos/as como separados unos/as de otros/as y del resto de la vida. Las circunstancias de la vida y nuestras relaciones con otras personas, desencadenan pensamientos y sentimientos. Como seres humanos, es importante que los reconozcamos. También es importante reconocer, que hay una energía detrás de nuestros pensamientos y sentimientos que enviamos a los/as demás y a nuestro medio ambiente. En las culturas chamánicas se entiende perfectamente bien la diferencia entre la expresión de la ira y el envío de la ira.

Es saludable tener una serie de pensamientos y sentimientos. El trabajo que debemos aprender es transformarlos, es decir, transformar la energía detrás de nuestros pensamientos y emociones en luz y amor. De esta manera podemos sentir la profundidad de nuestros sentimientos, pero no causamos daño.

                                                

Como todas las culturas antiguas, debemos reconocer que las palabras son vibraciones. Y cuando hablamos en voz alta, enviamos una vibración al universo que afecta y se manifiesta a otras personas y a nosotros/as mismos/as.

Quizá recuerden cuando utilizábamos la expression “abracadabra” en la infancia. Esto es en realidad “abraq ad habra” del arameo, y traducido literalmente significa: “Yo soy creador/creadora mientras hablo”.

En mi nuevo libro “Protegiendo el Alma” enseño la transmutación; la transformación de los estados negativos de conciencia y cómo trabajar con el poder de las palabras.

La segunda fase del trabajo es reunirnos en una comunidad para celebrar ceremonias, para revertir la contaminación que hemos creado.

Mi libro “Healing for Mother Earth: How we can transform personal and environmental toxins” (Medicina para la Madre Tierra: Cómo podemos transformar las toxinas personales y ambientales) habla detalladamente acerca de este trabajo. Después de haber escrito el libro, comencé una serie de experimentos para comprobar, si las prácticas sobre las que había escrito realmente funcionan al convertir toxinas.

Trabajé con agua desionizada (sin minerales), que envenené deliberadamente con hidróxido de amonio, una toxina ambiental muy común y peligrosa. Dado que el hidróxido de amonio es muy alcalino, es fácil de detectar con tiras de PH.

En ese momento estaba trabajando con muchos grupos de mis estudiantes. En cada grupo he trabajado con los principios descritos anteriormente. También escribí sobre el hecho de que el agua cambió en 1 – 3 PH- puntos hacia la neutralidad.  Preparamos las ceremonias durante días, pero cuando comenzaron, en realidad duraron entre 15 y 20 minutos antes de que el agua cambiara. Desde una perspectiva científica, esto se considera imposible.

Desde estos experimentos iniciales también utilicé cámaras de visualización de descarga de gas basadas en el efecto Kirlian. Ahora podemos tomar fotos de la transformación de energías en sustancias en nuestros talleres actuales. Además de agua, también ponemos un melocotón en medio de nuestro círculo, algo de tierra de la carretera, y galletas de queso. Para ver estas fotos, puede visitar la página web: www.medicinefortheearth.com y hacer clic en “results”.

Es importante añadir que en nuestros círculos no hemos intentado manipular el medio ambiente. No nos concentramos en las sustancias en el altar que están en el centro. Nos cambiamos a nosotros/as mismos/as sobre la base de la percepción de que, el mundo exterior refleja los cambios internos que hacemos. Este camino de percepción se remonta a los viejos principios esotéricos: “cómo es arriba, es abajo; cómo es adentro, es afuera”.

Los alquimistas no han convertido el plomo en oro. La práctica de la alquimia se refería a la transformación de la conciencia guiada en conciencia dorada. Y a medida que empezamos a cambiar nuestra conciencia y entrar en contacto con la luz dentro de nosotros/as, podemos producir grandes cambios en el mundo. Quiénes somos, y no lo que hacemos, cambia el mundo.

Toda vida consiste en luz. Somos luz. Todo es luz. Al recordar esto podemos transformar todo en el mundo exterior, y lo que recibimos es pura luz sanadora.

Todas las tradiciones espirituales enseñan, que todo se manifiesta a un nivel espiritual antes de que se manifieste en el nivel físico. Y ahora mismo tenemos la fuerza para lograr un cambio en el planeta, si incorporamos la práctica espiritual en nuestras vidas.

Para encontrar un profesor/a regional para el trabajo “Medicina para la Madre Tierra” cerca de usted, o un profesor/profesora en chamanismo, por favor visite: www.shamanicteachers.com

Derechos de autor 2005 Sandra Ingerman. Todos los derechos reservados.
Traducción Astrid Johnen